Soeurs de Saint-Joseph de Cluny
http://sj-cluny.org/Sesion-de-renovacion
      Sesión de renovación

Sesión de renovación

agradecimiento y gratitud

“¡Cómo cantaré las maravillas del Señor !
¿Cómo cantaré ? ¿Cómo cantaré? »


Es el canto que brota a menudo del corazón de las 35 Hermanas llegadas de Portugal, Angola/Guinea Bissau, Mozambique y Brasil, a Paris. Ellas han vivido un mes en las Fuentes de la Congregación:

  • Casa Madre,
  • Chivres, Jallanges,
  • Chamblanc,
  • Besançon,
  • Seurre,
  • Souvans,
  • Chalon sur Saône,
  • Cluny,
  • Taizé,
  • Autun,
  • Bailleul sur Thérain,
  • Senlis... caminando así tras los pasos de Ana María Javouhey
JPEG - 84.5 KB

Chamblanc, casa de Ana María Javouhey

Hemos tenido también la gracia de visitar otros lugares llenos de historia y de santidad tales como:

  • Paray le Monial (capilla de las Apariciones y Basílica del Sagrado Corazón)
  • Lisieux (Basílica, Carmelo y Casa paterna de Santa Teresa del Niño Jesús)

y en París,

  • la Basílica del Sagrado Corazón de Montmartre,
  • la Basílica de Nuestra Señora de las Victorias,
  • la capilla de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa,
  • la Catedral de Nuestra Señora y la participación en la procesión fluvial.

El grupo de Hermanas ha tenido la gracia de ser acompañado continuamente por Sor Matilde Faneca y Sor Verónica Tyimuma, consejeras generales; y algunos días de la peregrinación, sobre todo yendo a las Fuentes, por dos sacerdotes: el Padre Georges Auduc (Francés) y el Padre António Morais (Angoleño) quienes han celebrado la Eucaristía de cada día. Hay que resaltar que a menudo hemos tenido la gracia de participar a la Eucaristía en portugués, celebrada por el Padre Manuel, espiritano, que vive en París.

Después de la peregrinación a las Fuentes, el retiro orientado por el Padre Joaquim Ganhão (sacerdote diocesano de Santarém, Portugal) que nos ayudó a unir lo que habíamos vivido y lo que habíamos rezado, y en realidad nos ha llevado a tomar consciencia del carisma al que hemos sido llamadas a vivir. Esto fue un momento importante donde hemos sido llamadas a quedarnos cerca del Señor, a conocerle mejor, llevándonos a un mejor compromiso en la misión a la que hemos sido enviadas.

JPEG - 75.4 KB

Los días siguientes, el Padre Michel Luck, espiritano, vino para hablarnos de los fundamentos de la vida consagrada a partir del documento “Escrutad”. Esta palabras han sido para nosotras un enriquecimiento y nos ha llevado a reflexionar sobre la vida de oración, la vida comunitaria y la misión. Las referencias eran Elías y Moisés. En efecto, la vida religiosa es un tesoro llevado por nuestra fragilidad, pero es posible hacer de ello maravillas porque sus raíces están en la Trinidad.

Agradecimiento

Durante los últimos días de nuestra peregrinación, orientadas por Sor Matilde Faneca, hemos hecho memoria de nuestras Superioras generales ya fallecidas. Hemos sentido una inmensa alegría haciendo este trabajo porque nos ha dado una visión más amplia de la historia de la Congregación. A la vez hemos dado gracias a Dios por las cualidades y los dones de las Hermanas quienes nos han precedido y que son hoy un ejemplo para nosotras que tenemos la responsabilidad de mantener vivo el carisma. Mujeres de genio y audacia como Ana María.

Nuestra peregrinación se « terminó » con un momento de oración durante el cual Sor Claire Houareau, nuestra Superiora general, nos ha invitado a ser luz del mundo y a seguir sin miedo los pasos de Ana María Javouhey.

Todo lo que acabamos de mencionar ha sido posible gracias a las Hermanas de la Casa Madre que nos han brindado toda la ayuda y la estima y que han tenido una dedicación sin límites.

Por tanto las palabras no expresan la totalidad de lo que hemos vivido y apreciado. Ante todo, la gracia de pertenecer a la familia de la gran misionera que es Ana María Javouhey y que nos hace decir: « Que felices somos de seguir un camino que es luz y que nunca se apagará! »

Lo que hemos vivido, lo que nuestras manos han tocado de la vida y de la obra dejada por Ana María no se olvidará. No cesamos de dar gracias a Dios, de agradecer a la Casa Madre, a nuestras Provincias y a nuestras comunidades esta oportunidad: nuestro sincero agradecimiento!

La renovación espiritual continúa, nosotras nos comprometemos a hacer memoria cada día del gran patrimonio espiritual que nos ha legado Ana María Javouhey.
El grupo de lengua portuguesa de 2015

Réagir à cet articleComentarios del artículo

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, previamente debes registrarte. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se te ha suministrado. Si no estás inscrito/a, debes inscribirte.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?

Web Vaticano

Noticias Vaticano

Unión de Superiores generales

Conferencia Española de Religiosos

Conferencia de Superioras y Superiores Mayores de Peru

Conferoncia de Religiosas y Religiosos del Paraguay

Lecturas de la Misa del día

Santo/a del día

Provincias