Soeurs de Saint-Joseph de Cluny
http://sj-cluny.org/Viva-la-solidaridad-y-el-Cor-Unum
      Viva la solidaridad y el Cor Unum

Viva la solidaridad y el Cor Unum

En Enero de 2010, un seísmo devastador ha golpeado Haití. Todos recordamos la destrucción y el sufrimiento que le ha seguido. Seis años más tarde, Sor Christiane Gervais, superiora provincial, comparte con nosotras la alegría de reabrir Santa Magdalena,un orfelinato que había sido construido y debía abrir sus puertas cuando se produjo el seísmo.


El internado Santa Magdalena, de 123 años de antigüedad se había trasladado del centro de la ciudad en 2001. Poco tiempo después se emprendió una construcción, en Bourdon, situada entre Puerto Príncipe y Petionville. La apertura estaba prevista para marzo o abril de 2010, desgraciadamente el seísmo del 12 de enero destruyó todo. No se perdió ninguna vida humana, ¡pero sí toda una fortuna!

Después de esta catástrofe, la Provincia no contaba con reemprender de nuevo esta obra, pero he aquí que una antigua alumna de Trinidad (West Indies), Doña Paula HENRY, médico, se propuso ayudar a su reconstrucción. Ella se preguntaba ¿qué va a ser de esas niñas? ¿Dónde están? Sugiere entonces participar en los gastos. La Provincial le dice que la Provincia no puede comprar un nuevo terreno pues tenemos que reconstruir 8 establecimientos escolares y 4 residencias de Hermanas… Entonces Doña Paula propone pagar el terreno.

Se fundó una asociación: “Haití y Trinidad”. Nuestras Hermanas de Irlanda se interesaron también por este proyecto y se comprometieron, unidas a la Trinidad, para presentar el proyecto a Misean Cara que lo aceptó. “Haití y Trinidad” realiza actividades y recolecta fondos. En fin, en 2013 se compra el terreno en las periferias de la capital. Gracias a la generosidad de la fundación Digicel, una telefonía de origen irlandés, y Misean Cara etc, se reconstruye la Escuela (20 clases)

En septiembre de 2015, la Escuela comienza con niños de 3 a 14 años que por primera vez frecuentan un establecimiento escolar. Son muy pobres y la mayor parte un poco rudos. La Comunidad tiene esta misión: acoger esta categoría de niños desprovistos de todo. Las Hermanas se alojan en la administración pues todavía no tienen residencia.

En fin, gracias a la entreayuda de la Congregación, una ayuda de Prochet (Organismo eclesial de las conferencias de los Estados Unidos, de América Latina, de Haití, creado después del seísmo), y de la Ayuda a la Iglesia necesitada y otros bienhechores y amigos, la residencia de las Hermanas también se ha terminado.

Es un gran proyecto y nosotras no estamos más que en los principios. Todavía falta el edificio de los niños, la Escuela profesional, un gallinero etc …

La presencia de las Hermanas en este medio periférico de la capital responde muy bien a la llamada del Papa que nos invita a buscar las periferias existenciales.
"¡La Magdalena vuelve a resurgir 6 años después del seísmo! ¡Gracias, Dios mío! ¡Gracias a la Congregación! ¡Gracias a los generosos bienhechores! ¡Viva la solidaridad y el Cor Unum!”

Sor Christiane Gervais, superiora provincial

Réagir à cet articleComentarios del artículo

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, previamente debes registrarte. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se te ha suministrado. Si no estás inscrito/a, debes inscribirte.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?

Web Vaticano

Noticias Vaticano

Unión de Superiores generales

Conferencia Española de Religiosos

Conferencia de Superioras y Superiores Mayores de Peru

Conferoncia de Religiosas y Religiosos del Paraguay

Lecturas de la Misa del día

Santo/a del día

Provincias