Soeurs de Saint-Joseph de Cluny
http://sj-cluny.org/Historia-de-Ana-Maria-Javouhey?lang=fr
      Historia de Ana María Javouhey

Historia de Ana María Javouhey

Ana María Javouhey, nacida el 10 de noviembre de 1779 en un pueblo de Borgoña, oye la llamada de Dios a anunciar en los cinco continentes su amor por todos, sin distinción de raza, religión o condición social. Estas son las fechas importantes en su vida.


Infancia y Vocación

Nació en un hogar de fe profunda, es la hija mayor de la familia Javouhey y vive una infancia feliz en el pueblo de Chamblanc, en Borgoña. Muy pronto la Revolución francesa quiere destruir la religión católica. La joven Ana catequiza a los niños, durante la noche guía a los sacerdotes perseguidos. En un pequeño oratorio del jardín de la familia pasa largos ratos de oración; la llamada se va haciendo presente. Durante la noche del 11 de noviembre de 1798, en presencia de un sacerdote proscrito, de su familia y de buenos amigos, se consagra a Dios para siempre.

Las Hermanas de la Caridad, después en la Trapa de la Valsainte

Todos los conventos han sido eliminados por la tormenta revolucionaria. Ana María empieza a buscar, primero en Besançon donde Juana-Antide Thouret intenta hacer renacer las Hermanas de la Caridad, después en la Trapa de la Valsainte, en Suiza, donde encuentra a Dom de Lestrange. Descubre que su misión no está allí y reemprende su camino de búsqueda: catequesis, cuidado de los huérfanos, pequeñas escuelas gratuitas… Fracasos sucesivos en la pobreza, la miseria a veces.

Fundamento

El Papa Pío VII se detiene en Chalon-sur.Saône después de haber consagrado emperador a Napoleón, en 1804. Ana y sus tres hermanas van a verlo, él las anima. Otras jóvenes se unen a ellas. Ana va a ver al obispo de Autun que le pide que escriba una Regla de vida después de solicitar los Estatutos de la naciente sociedad, estos son aprobados por el emperador el 12 de diciembre de 1806.

El 12 de mayo de 1807, nueve jóvenes emiten sus votos de religión ante el obispo de Autun, en la iglesia de San Pedro de Chalon. “¡Ya somos religiosas!”


escribe Ana María que, desde ahora puede dar libre cauce a su dinamismo. Consigue la utilización del seminario de Autun, hecho bien nacional, y acoge a las niñas a quienes educa y forma en el trabajo manual. Llegan los heridos de la guerra de España y las Hermanas se transforman en enfermeras a su cabecera. Después de cuatro años hay que buscar otra casa; Baltasar Javouhey compra para sus hijas el antiguo convento de los Recoletos en Cluny. El nombre de Cluny, unido al de las Hermanas de San José se va a dar a conocer muy pronto en los cinco continentes.

La Expansión Misionera

La llamada de Dios, poco a poco desvelada, llevará a las hermanas muy lejos de las llanuras de Chamblanc. La salida hacia la isla de Bourbon, tierra lejana y desconocida, expresa la respuesta de Ana María a esta llamada y su voluntad de responder a las necesidades de su tiempo, a pesar de las dificultades. Antes de su muerte los cinco continentes habrán visto llegar a las hermanas para educar, cuidar, evangelizar a los pobres y a los ricos, a los niños y a los adultos, a los negros y a los blancos, todos “hijos del Padre común”.

En Guayana

“Hacer caer las cadenas injustas, liberar a los oprimidos” Isaías 58

En Mana, se construye un pueblo, se roturan y se cultivan las tierras, se acoge a los esclavos que huyen, se instala a los leprosos en un lugar en el campo, se prepara para la libertad a los esclavos… Sostenida por la certeza de hacer “la obra de Dios”, a pesar de oposiciones y críticas, Madre Javouhey consigue que centenares de esclavos sean capaces de vivir libres y en calma.

Beata Ana María Javouhey

Ardiente e intrépida, pronta para amar y perdonar, de una bondad que no conoce límites ni trabas, Madre Javouhey vive una intensa unión con Dios que se fortalece en las pruebas y que la lanza al servicio incondicional de los niños, de los enfermos de cuerpo y de espíritu, de los despreciados, de todos los pobres que se cruzan en su camino.

Sus intuiciones proféticas, su sentido pedagógico, sus iniciativas audaces, su capacidad creadora tienen su fuente en su confianza inquebrantable en Dios y en la certeza de su llamada. La acción de gracias le brota en toda circunstancia. Muere el 15 de julio de 1851 y, el 15 de octubre de 1950, el Papa Pío XII la proclama Beata.

Fechas clave

1779

10 de noviembre, nacimiento de Ana María en un pueblo de Borgoña, en Francia

1798

11 de noviembre, se consagra a Dios en el transcurso de una Misa clandestina

1807

Fundación de la Congregación en Chalon-sur-Saône

1812

Adquisición de la casa de Cluny; la Congregación toma el nombre de San José de Cluny

1817

Salida de Hermanas para la isla Borbón (Reunión) y, más tarde, para Senegal, la Antillas francesas e Inglesas, San Pedro y Miquelon, la India, Oceanía, Madagascar…

1822

La fundadora pasa dos años en África: Senegal, Gambia, Sierra Leona

1828

Va a Guayana, a Mana, hasta 1833

1835

Segunda estancia de Madre Javouhey en Guayana donde el gobierno le confía la preparación de cientos de esclavos para su liberación.

1840

19 de septiembre: ordenación en París de los tres primeros sacerdotes senegaleses formados por los cuidados de la Madre Javouhey

1843

En agosto regreso a Francia de la Madre Javouhey después de la liberación de todos los esclavos en Mana

1849

Adquisición de la casa que será Casa Madre, en el Faubourg Saint Jacques, en París

1851

15 de julio: muerte de Ana María Javouhey en París. Deja más de 1.000 Hermanas repartidas en 140 comunidades en las cinco partes del mundo.

1950

En Roma, beatificación de Ana María Javouhey por el Papa Pío XII.

2004

Lanzadas en 2004 en el cuadro del "Año internacional de la conmemoración de la lucha contra la esclavitud y su abolición", Chamblanc, Seurre et Jallanges (los pueblos de la infancia de Ana María Javouhey) están inscritos en el proyecto internacional de "la Ruta de las aboliciones" de la Unesco.

2011

Los descendientes de los 185 esclavos liberados por Ana María Javouhey en 1838, vinieron tras las huellas de su « ché Mé » para plantar el bosque de la memoria en tres lugares; Jallanges su pueblo natal, Seurre donde fue bautizada y Chamblanc el pueblo de su infancia.

Réagir à cet articleComentarios del artículo

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, previamente debes registrarte. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se te ha suministrado. Si no estás inscrito/a, debes inscribirte.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?

Web Vaticano

Noticias Vaticano

Unión de Superiores generales

Conferencia Española de Religiosos

Conferencia de Superioras y Superiores Mayores de Peru

Conferoncia de Religiosas y Religiosos del Paraguay

Lecturas de la Misa del día

Santo/a del día

Provincias